Golpes latín

golpes latín

El autoritarismo resolvió un dilema histórico, pero a través de una violencia material y simbólica que se dejaba leer como la variable "costo" entre el capital internacional y las expectativas políticas de desarrollo de los Estados nacionales.

No sólo los centros de investigación fueron cerrados, al igual que las carreras universitarias vinculadas a la teoría social, sino que gran parte de los intelectuales del campo fueron severamente reprimidos, exiliados y censurados. Los intelectuales no luchan en defensa de un proyecto, sino por el derecho a la vida de todos". Destaca el texto de Atilio Borón, "El fascismo como categoría histórica: Operaría, así, una cierta tecnificación del discurso académico en ciencias sociales. Al adoptar la figura del autoritarismo como categoría que le da singularidad a las dictaduras del Cono Sur, la Sociología des-operacionaliza la función política que ocupaba el fascismo en el imaginario de izquierda, estableciendo una separación radical del discurso teórico respecto del lenguaje revolucionario, lenguaje a partir del cual se nutría la intelectualidad de los años En efecto, "muy temprano queda claro que no se trata de un fascismo, noción relegada al trabajo partidista de agitación", 19 sino de una nueva composición del poder estatal cuya naturaleza viene definida como un proyecto global de transformación del Estado y sus instituciones.

Por lo tanto, "esos regímenes, a diferencia del fascismo, no se basaban en la movilización popular, no hacían uso de una estructura partidaria y no necesitaban de expansión internacional". Así, en esta sofisticación analítica del discurso de las ciencias sociales, la política de izquierda pierde el sustento teórico que hacía verosímil la acción en la lucha revolucionaria, fundamentalmente en contra de un enemigo que pertenecía al imaginario político republicano Salvador Allende llamó fascismo a lo que Fidel Castro llamó, y llama, imperialismo.

Pero también, habría que agregar, las ciencias sociales pierden su vocación política. Sin embargo, el imaginario político de izquierda entre y , es decir: Se trató de la instauración de un escenario biopolítico que, visible hasta nuestros días, desplazó al imaginario partisano de la lucha política por el cambio estructural de la sociedad. La llamada Guerra Fría, cuya característica principal consiste en producir un espacio de integración militar hasta entonces sin precedentes, abre el Continente a una nueva relación de fuerzas en que el Estado y la sociedad civil pierden su centralidad en las decisiones políticas locales, dando origen, en el caso particular de América Latina, a una nueva forma de Estado o de relación estatal.

Se trata de la lógica de la intervención militar, el despliegue continental de la forma golpe de Estado, pero esta vez bajo el contexto de la Guerra Fría, es decir, de la expansión de una forma particular de guerra al interior de un horizonte de intereses estratégicos supranacionales. Una guerra ideológica que se extendió y se libró a un nivel planetario, global si se quiere, pero esta vez, a diferencia de las guerras mundiales anteriores, Cold War fue la forma de la guerra como amenaza a la inmolación nuclear del mundo, a la inminente extinción de la idea misma de mundo.

Digamos que la Guerra Fría es, en este contexto agonal de baja intensidad, la propia amenaza de la guerra, la pre-guerra, lo que Paul Virilio llamó pure war: El punto crucial aquí es establecer, a la luz de este contexto, el estrecho vínculo no sólo entre Guerra Fría y militarización, sino entre neoliberalismo y guerra.

Si como apuntó Brett Levinson, "el neoliberalismo de las llamadas naciones en desarrollo [.. Si bien el rótulo de fascismo que acuñó la izquierda para conceptualizar la violencia política de la que era objeto, fue tempranamente deshabilitado por la emergente teoría del autoritarismo, podría, sin embargo, permitirnos comprender un aspecto general de esta transformación del Estado.

Por un lado, le es consustancial al autoritarismo, a la fase de burocratización de los regímenes militares, un momento fundacional, una fase "revolucionario-terrorista". Visto bajo esta óptica, este espacio de militarización no sólo fue extensivo, en el sentido de transformarse en una "solución general" para asegurar los exiguos procesos de modernización que se vivían en América Latina, tal como lo describió la teoría del autoritarismo.

Sino que, también, fue "intensivo", puesto que derivaron en sangrientas dictaduras dirigidas a transformar la estructura política y la base social que sostenía el desarrollo económico en el continente, sobre la base de "colonizar" el cuerpo mismo de la nación.

En términos de Deleuze y Guattari, en el paso que va del Estado de Bienestar al nuevo escenario neoliberal le acontece al Estado un "flujo intenso de destrucción y abolición pura", que lo vuelve sobre sí bajo un acto de inmolación, en una suerte de "nihilismo realizado".

La llamada desaparición del Estado se vuelve, así, indisociable del terror desplegado militar y estratégicamente sobre el cuerpo político de la nación: Sin embargo, en términos simbólicos, coincide también con la idea de que el "golpe de Estado" acaba con la idea de Estado y, ciertamente, con la noción misma de "golpe de Estado", en la medida que ya no queda Estado donde poder efectuar un golpe.

Un acto de inmolación, de sacrifico recursivo destinado a destruir, digamos, sus propias "condiciones de posibilidad". De este modo, la desagregación actual del Estado sólo puede ser comprendida a cabalidad si se la contrasta con la aparición de este "flujo suicida" que lo atraviesa desde el momento irruptivo de los golpes, y que, de acuerdo con Deleuze y Guattari, comentando precisamente a Virilio, encuentra su primera expresión histórica con el fascismo: Entonces, habría que trazar un horizonte de reflexión que "lea" la militarización en la década de en América Latina a partir de un conjunto de procesos implicados internamente.

Una guerra que no tuvo "afuera", en el doble sentido del término: En la medida en que el "cuerpo social" constituyó el principal objeto de intervención militar, se da lugar a lo que Giorgio Agamben caracterizó como el meollo bio-político del Estado moderno: Agamben ha demostrado, con efectividad a nuestro parecer, como el "Estado de excepción" que inaugura el fascismo en Europa el "soporte legal" mismo de los campo de la muerte proviene del propio sistema jurídico que protege el principio de soberanía del Estado.

En palabras de Agamben: Así, la teoría del autoritarismo, al perder referencialidad en el campo de la acción política, se salta el hecho fundamental a través del cual la militancia política de izquierda es despojada de su sociabilidad por vía de la reducción brutal de la vida a un conjunto de cuerpos intervenibles, y que sólo la abyección nominal del fascismo, esa guerra que tiene al Estado como objeto, 42 podía modular.

Agamben, Giorgio, Homo Sacer: Avelar, Idelber, Alegorías de la derrota: Bergalli, Roberto, "El vuelo del Cóndor sobre la cultura jurídica y el sistema político", en Samuel Blixen ed. Memoria, sujetos y crítica intelectual, Buenos Aires, Editorial Norma, Capitalismo y esquizofrenia, Valencia, Pre-Textos, Galende, Federico, "La izquierda entre el duelo, la melancolía y el trauma", Revista de Crítica Cultural 17, , pp. Lechner, Norbert, Los patios interiores de la democracia.

Subjetividad y política, Santiago, FCE, Levinson, Brett, "Pos-transición y poética: Paramio, Ludolfo, "Tiempos del golpismo latinoamericano", Revista Foro 42, , pp. Sarlo, Beatriz, Escenas de la vida posmoderna: En pocas palabras, el objetivo es el mismo, seguir defendiendo sus intereses.

En palabras de la presidenta legítima de Brasil, Dilma Rousseff: Violentos o inteligentes, disfrazados de legalidad o no, los golpes de estado han sido el mecanismo que EEUU y las oligarquías nacionales utilizan para recuperar el poder cuando sectores progresistas o populares, por la vía de la democracia occidental, representativa, acceden al gobierno, y comienzan a realizar reformas sociales que buscan el bienestar de amplias mayorías.

Entre estas medidas, la nacionalización de los recursos naturales es muy importante. Bajo la retórica y las banderas de la defensa de la democracia y de la libertad, los golpes de estado, y el intervencionismo estadounidense, nunca han perseguido esos grandes ideales.

La historia ha demostrado todo lo contrario. Cuenta Peter Kornbluh, del National Security Archive en Washington, que el 15 de septiembre de , varios días después del golpe de estado en Chile, contra Salvador Allende, Nixon llamó a Kissinger nuevamente. En cadena nacional, el General Lucas Rincón, anunciaba que se le había solicitado la renuncia al Presidente y que este había aceptado. Dos años después, el , el gobierno venezolano denunció ante la OEA la injerencia del gobierno de EEUU y de organizaciones estadounidenses en el golpe de Estado; al mismo tiempo resolvió retirar a sus soldados del entrenamiento en la Escuela de las Américas.

El 29 de febrero de , el presidente electo de Haití, Jean-Bertrand Aristide, fue secuestrado por un comando de Fuerzas Especiales estadounidenses con el apoyo de Francia. La realidad refuta este planteamiento. El 11 de septiembre del , se produce una masacre sangrienta, en el departamento de Pando, en Bolivia.

Desde el a la fecha, en Bolivia se han registrado otros intentos por desestabilizar al gobierno encabezado por Evo Morales. Recientemente, se han registrado enfrentamientos de algunas cooperativas mineras con las fuerzas de orden. El 28 de junio del se produce un golpe de Estado en Honduras donde militares detienen al presidente Manuel Zelaya y lo expulsan a Costa Rica. El 30 de septiembre de , se produjo una protesta de policías y sectores militares en Ecuador.

El presidente Rafael Correa acude al lugar de la protesta para hablar con los agentes sobre sus inquietudes salariales. Sin embargo, es agredido y secuestrado durante varias horas, en un hospital, siendo rescatado, finalmente, por Fuerzas Especiales, luego de un intenso tiroteo.

..

Golpes latín

Golf Channel LA. @GolfChannelLASemana de majors: Ocho latinoamericanos participan en. Dossier. Repensar el Estado. Estado, golpes de Estado y militarización en América Latina: una reflexión histórico política. Felipe Victoriano Serrano. Doctor en. 5 Sep En palabras de la presidenta legítima de Brasil, Dilma Rousseff: “En el pasado con las armas, y hoy con la retórica jurídica, nuevamente. ANUNCIOS CLASIFICADOS SEXO AMATUR Echa miltientos sin efeto y vanos Uno contra otro: tiranse à los lados, Debrazos descubiertos, muchos golpes. IIacenles ya los fatigados pechos Alla en lo hondo . 7 Sep Por Pablo Ruiz*, Resumen Latinoamericano, 7 septiembre Es muy largo consignar la historia de intervencionismo de la política exterior. Golf Channel LA. @GolfChannelLASemana de majors: Ocho latinoamericanos participan en.

VIDEOS DE LAS CHICAS MAS PUTAS SEÑORAS PUTONAS

: Golpes latín

Golpes latín The profound political and economical transformations that Latin America has lived in the last 50 years are the result of the military process that the Continent suffered along the 60' and 70', having as its main characteristic, the progressive degradation in the role of the State as the articulator of the public life and the economic development. En palabras de la presidenta legítima de Brasil, Dilma Rousseff: De este modo, la desagregación actual del Estado sólo puede ser comprendida golpes latín cabalidad si se la contrasta con la aparición de este "flujo suicida" que lo atraviesa desde el momento irruptivo de los golpes, y que, de acuerdo con Deleuze y Guattari, comentando precisamente a Virilio, encuentra su primera expresión histórica con el fascismo: El 30 de septiembre degolpes latín, se produjo una protesta de policías y sectores militares en Ecuador. Sota, golpes latín, caballo y Duque por Victor de Currea-Lugo. Chicas de compañia peru uno ahí, por ejemplo, que parte importante del debate politológico se concentrara, por entonces, en dilucidar su fin:
PUTAS NUEVAS CHICAS PUTAS CULONAS Baitbus gay videos de putas nenas
Anal bengalí 813
CHICAS ARRECHAS VENTOSAS 1